¿QUIÉN SOY?




Este es el blog de MANUEL BUENDÍA BERCEDO. Pretendo mostrar una propuesta profesional y particular acerca de la Igualdad de Género y las Masculinidades. Veremos algunas respuestas a la pregunta anterior pero sobre todo, haremos muchas más preguntas para invitar o implicar a otros hombres en la Igualdad.



viernes, 23 de diciembre de 2016

¡Feliz Navidad! La paradoja de la representación.


¡El problema de las religiones no está en Dios, está en el patriarcado!

Otras veces, el problema de las religiones las tiene el capitalismo cuando las instituciones religiosas se casan con el poder económico, mostrando una cosmovisión neoliberal, en lugar de atender al bien común o a "la opción preferencial por las personas pobres". 

Otras veces el problema de las religiones tampoco es dios sino la política, la relación entre las instituciones religiosas y el poder, o la inercia histórica de permanecer en una unión interesada entre el poder político y las Iglesias, la llamada unión Iglesia-Estado, y las teocracias en su máxima expresión.


En muchas ocasiones el problema reside en una visión nacionalista asociada al territorio donde unos valores tradicionales o primordiales están culturalmente anclados a los sentimientos religiosos. Hay ejemplos en todas las religiones, como los "nacionalcatolicismos", o resalto el caso del nacionalismo hinduista de  la India, heredera de los gurús Swami Satyamitranand Giri, o Shivananda que rebrotan actualmente con mayor o menor militancia y agresividad.

¡El problema No está en Dios, está en el patriarcado! O mejor dicho, SÍ está en Dios cuando tenemos una idea de Dios- Macho- Padre autoritario, androcéntrico y machista, misógino, patriarcal y violentamente justiciero, atribuido a menudo al Antiguo Testamento. Para mí, Dios también es Diosa. dios es Amor, NO Violencia, Equidad, Fraternidad, es sentido de Comunidad sin desigualdades de género, con unas relaciones igualitarias, recíprocas, basadas en la cooperación mutua.


El problema de las religiones está en su "representación". Como resulta que las religiones siguen siendo estructuras jeráquicas y patriarcales, muy lejos de una utópica "communitas", para gente de dentro o mucha gente de fuera, seguirá siendo lo que representen los varones creyentes de dichas religiones y el estilo de masculinidad que practiquen. En muchísimas  ocasiones este estilo es misógino, machista, defiende un modelo de familia único, machista, heterosexista, con una división sexual del trabajo esencializado, lleno de estereotipos sexistas, o directamente violento. 

En un caso extremo, el lunes pasado, un yihadista de la brigada Al Andalus, recurrió su condena por vulneración de "su libertad religiosa" ¿Por qué no ponemos en cuestión, aparte de su religiosidad, también el modelo de masculinidad de los hombres que "trafican con la idea de dios"? ¿Por qué no analizamos todos los aspectos arriba descritos interdependientemente?

Foto de los miembros de la brigada yihadista. Hombres.









El problema no lo tienen, en principio, las religiones sino el estilo de quienes las representan, formal o informalmente. De nuevo invito a revisar otras entradas en este blog  relacionadas  con los modelos de masculinidad en las diversas religiones, o sobre las teologías feministas.

También recomiendo una vez más una autocita. Mi trabajo para el congreso de masculinidades: Espiritualidad masculina liberada de patriarcados religiosos

Una anécdota que me parece muy interesante es lo que he observado al buscar en google con las palabras "espiritualidad" +"masculina". Al salir lo primero mi trabajo me resulta más fácil rescatarlo así. Pero esta vez he observado cómo la siguiente página,  Federación Internacional del paganismo  se ha colocado por delante ¿Donde quiero llegar con esto? 

Dentro de una Antropología de las Religiones, vemos que actualmente está habiendo un resurgir de religiones relacionadas con el paganismo (Neopaganismo y nuevos movimientos New Age). Son revitalizaciones de religiones antiguas, como la Wicca, el Druidismo, la tradición nórdica etc  En la antiguedad, anteriormente a la perspectiva de género y la teoría feminista, como todo era androcéntrico, la masculinidad era única y la norma. Algunas variantes actuales son "masculinistas" y/o mitopoieticas y adoptan cierta nostalgia patriarcal.

Apunto levemente a modo de pie de pagina, el hecho esperable, de que dentro de estas corrientes neopaganas también se encuentran las llamadas "brujerías feministas" que "veneran al despertar de la diosa", o feminismos de la diferencia esencialistas que "ritualizan con la luna", ecofeminismos de la madre Tierra, la Pachamama, chamanismos feministas... que pueden ser leidas en forma de resistencia al patriarcado discurriendo en sensibilidades espiritualistas.

Pues bien, mi tesis es que actualmente la forma concreta de espiritualidad de los varones de todas las religiones, (monoteistas, politeistas o neopaganas), está atravesada (¿contaminada?) por la perspectiva de género que ya no pueden dejar de contemplar o tener en cuenta, aunque lo nieguen o lo omitan. El tema es complejo y como tal debiera ser su análisis.

Puede ser inconsciente. En cada caso, esa espiritualidad en contacto con la Igualdad de género se "digiere" y "asimila" como se puede. Se "incorpora", se interioriza, a su modo o se resiste en diferentes grados. Las religiones se van transformando como las sociedades en las que se encuentran. Todos los ámbitos culturales se permean mutuamente. Se construyen múltiples resistencias al cambio. La violencia de género es la cara extrema y más visible de esta resistencia.

Hay un trabajo personal, interno, holístico en cada varón, una pugna entre su identidad y el exterior al que se adapta o ataca como amenaza. Hay un conflicto personal y social con o contra la Igualdad de género. Dicho de otro modo, el hecho religioso es un "locus ideal" para plasmar los miedos ante el avance de las mujeres. (Asumo cierto sesgo sicologista de este análisis de la religión).

Mi propuesta es que me ayudes amiga y amigo a despatriarcalizar las religiones, incorporando perspectiva de género y masculinidades al hecho religioso y quizá después no haga ninguna  falta  ir contra las religiones. O por lo menos intentémoslo.

Como existe una division sexual del trabajo (elemento patriarcal) en todas las religiones,  las bases están muy "feminizadas". En cualquier empresa la persona que coge el teléfono es representante de dicha empresa. A cualquier creyente de una religión le ocurre eso, pero el patriarcado redirige la mirada hacia los hombres (que son muchos menos) y entre ellos a los más brutos.   Es preciso visibilizar y poner  en el centro del discurso el estilo de masculinidad del practicante en relación con las mujeres en todos los ámbitos, y en relación con otros hombres, es decir la homofobia, o la violencia como herramienta patriarcal.

Esto no es lo único, y no importa si es lo más importante, pero la urgencia actual es que siempre falta este análisis en todos los diagnósticos. Mi trabajo es insistir.


Obsevo a numerosos hombres creyentes, y a muchos hombres religiosos ("profesionales"), y aplico esta categoría de análisis , y detecto que están, (estamos),  "podridos" de materialismo politico y antifeminismo militante.

Afirmo, añado y resalto que es debido a que "numantinamente" se están atrincherando a la desesperada, en su modelo tradicional y machista de masculinidad.Estamos haciendo eso, me incluyo.

Los sistemas simbólicos que se expresan en cualquier religión tambien se comportan o pueden comportarse como instrumentos de dominación. Observémoslo.

Los rituales religiosos son mecanismos que expresan y refuerzan los sentimientos y la solidaridad del grupo. Las relaciones de género tienen mucha importancia, en dicho grupo y por lo que vengo explicando la van a tener cada vez más. Hasta ahora podíamos ir tirando con los debates parciales, pero cada vez será más difícil.

También me lo aplico. La deconstrucción del patriarcado puede hacerse desde cualquier práctica religiosa. Este cambio interior pendiente igualitario, del que hablamos frecuentemente, puede ser una variante de una "conversión" espiritual.

Conclusión: 
En estos momentos no importa tratar el estatus epistemológico de las religiones, es decir, no se trata de ver hasta qué punto son creencias erróneas o ilusorias.

Ni se trata de los viejos debates sobre el espíritu o la materia, lo sagrado o lo profano, o las religiones como forma de ideología. Se trata ahora de cuestionar el estilo patriarcal de quienes representan a dichas religiones o quienes se llenan la boca con su pertenencia, con el único fin de lograr una eunomía o buena salud de la sociedad, un modelo de sociedad donde hombres o mujeres tengan la misma dignidad.

La Navidad puede ser una buena oportunidad para preguntarnos qué hacemos para contribuir a la erradicación de la pobreza en el mundopor ejemplo, en lugar de abandonarnos a un consumismo sin sentido.

La Navidad puede ser otra buena oportunidad para erradicar el machismo, el sexismo y cuestionar nuestro estilo de masculinidad, nuestra labor en favor de la Igualdad o el  papel contra la  violencia de género.

Navidad es la "encarnación" de Dios. Puede ser una buena oportunidad para fijarnos en aquel "carpintero de Nazaret", como un modelo positivo de masculinidad, desposeido, vulnerable, sin tierra ni nacionalidad ¿Por qué no? Para mí lo es. Es una buena oportunidad para comprobar las similitudes y las aparentes contradicciones  entre los valores del humanismo cristiano y la equidad de género.

 ¿Hoy podría nacer en forma de mujer, indígena, o lesbiana?



¡CONTINUARÁ! FELIZ NAVIDAD

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Jorge tiene una hija ideal

45 ¡Jorge tiene una hija ideal!

El caso es real, por lo que voy a cambiar los nombres para que nadie los reconozca. En el hipotético caso de que me lea el papá protagonista, y es bastante probable, espero que no  se moleste y le sirva únicamente para hacer una reflexión.

El padre de Eva estaba muy orgulloso de su hija. En eso coincidíamos los dos y también en que Eva y mi hija iban a la misma clase por aquel entonces. Las dos alumnas brillaban en sus notas, pero como eso era una cualidad pública, no hacía falta remarcarlo. Jorge, el padre de Eva, estaba jubilado. Y para remarcar las bondades “privadas” de su hija, exclamó muy orgulloso
- ¡Eva me prepara todos los días el desayuno!
- ¡Ostras! – expresión que se me escapó, sin dejar muy claro en dónde radicaba  mi sorpresa.
A mí eso no me había ocurrido nunca. Hacía muchos años que yo había dejado de prepararle el desayuno a ella. Eran los mismos años que hacía que ella sabía preparárselo a sí misma.
No tengo ni idea, ni es algo que me preocupe ahora, si dentro de treinta años será ella quien me lo prepare a mí cuando yo no sea capaz de hacerlo.

-         ¡Claro, como su madre trabaja, la niña me lo prepara – respondió por si no hubiera quedado claro.

-         ¡Ya! – le respondí evidenciando que lo había entendido. Tampoco me atreví a decirle que con 17 años no eran tan niñas.
 El padre de Eva fue generoso todavía más en dar explicaciones sin que nadie se las hubiera pedido. Era evidente que lo tenía muy claro:

Fíjate, así nos evitamos contratar a una chica!

Me quedé callado, en silencio, muy preocupado ¿Estamos en el siglo XXI?
La reflexión la tuve después conmigo mismo y me gustaría ahora saber tu opinión. Lo que te adelanto es que automáticamente, lo primero que pensé fue darme cuenta de que Eva era hija única. Me puedo imaginar alguno de los comentarios de su padre en el caso de que hubiera tenido un hermano.
Me preocupan los niños varones que se educan aún en ese ambiente. Me gustaría saber si  la conducta de Eva sería la misma  si no estuviera sola. Han pasado unos años y quisiera saber que piensa hoy Eva de todo esto. 


46 ¡La culpa de todo la tiene el tabaco!

La familia Fernández solo puede mantener un coche por motivos económicos. Todas  las mañanas, para estrenar el nuevo día, se dirigen en familia hacia los respectivos lugares de trabajo, en medio de los atascos de un colosal Madrid.  Es el mismo itinerario diario de atascos y gritos.  La pareja tiene problemas pero nunca encuentran el momento para hablarlo. La culpa la tiene el estrés de la ciudad, dice él. El mismo trayecto. De la casa a la oficina de ella, a continuación pasan por la guardería del bebe, y después dejan a la hija mayor de nueve años en su escuela a cien metros del taller del padre.

El motivo aparente de conflicto, según la madre,  es que el padre es fumador, y fuma mientras conduce, es decir,  delante de los niños. Tampoco le deja conducir a ella.

El padre no lo entiende. Le parece exagerado, siempre tiene ella que sacar las "cosas de quicio". Le acosan por todos lados. En el trabajo no puede salir a fumar a la calle como hacen sus amigos, "el puto gobierno ese" que se mete en la vida privada de la gente, y en casa acepta a regañadientes tener que salir al balcón incluso en invierno. El abuelo siempre fumó delante de él y sus hermanos cuando eran pequeños y  crecieron  muy sanos. Tiene hoy 85 años y sigue fumando como un carretero.

No soy un mal padre solo por eso!- suele decir
-¿Cómo que fumar delante de ellos es “malos tratos”?
-¿Nos hemos vuelto locos?- sigue diciéndose así mismo, recordando algunos mantras que recibe a diario.

Siempre le promete a su mujer, a la fuerza, que no encenderá un cigarro cuando ella se baje del coche, y ya no lo pueda ver pero es superior a sus fuerzas y no tarda ni medio minuto.  La madre le interroga a su hija, porque no se fía. La hija miente, lo prefiere a los gritos ¡El día que se chiva  resulta mucho peor! La situación pinta muy mal, la escalada de los gritos y las broncas crece cada día. Cuando lo conflictos no se hablan acaban pagándolo las criaturas.

Noelia Fernández cumple ese día diez años. La maestra le pregunta el motivo por el cual tantos días llega al colegio llorando.

-La culpa la tiene el tabaco- le dice su alumna.




miércoles, 16 de noviembre de 2016

Ha ganado otra vez el "macho alfa": Donald Trump

Ha ganado otra vez el "macho alfa" con toda su cosmovisión o modo de ver y comprender el mundo. Ha ganado una variante de masculinidad muy tradicional en el ejercicio del poder y del dinero. Ha ganado un estilo de masculinidad, en esta ocasión, con aires  "burlones" y "populistas", y un pragmático-eficaz sentido "comercial". Ha ganado una apuesta arriesgada, a juzgar por la provocación durante la campaña, pero es otra particular concreción del mismo sistema machista de valores y creencias que domina el mundo. Finalmente "ha seducido" y es lo que me preocupa.

1- Ha reclutado con astucia aplicando ese modelo androcéntrico, en multitud de grupos sociales y culturales. Se ha aprovechado de grupos políticos de la extrema derecha, ha recogido votos "económicos" de diversas capas sociales, votos  "sicológicos" por la desafección política, el etno-individualismo propio de los EEUU y "múltiples cabreos diversos", otros en grupos con claros sesgos religiosos conservadores, también con mimbres étnicos, aprovechándose de la extendida división sexual del trabajo y otros estereotipos sexistas en varios de estos grupos. Cuando se dice que ha aglutinado muchos apoyos en ambientes rurales, o en la población "sin estudios", no podemos olvidar el carácter machista y tradicional de estos ambientes. En todo momento me refiero a sesgos sociológicos que exige un análisis profundo y muy fino que transversaliza ese machismo a todos los grupos. Trump ha sabido  conectar, y ha conseguido que muchos votos cautivos se identifiquen con él. A modo de ejemplo, pensad que actualmente la influencia del esposo en el voto femenino, en cada una de las partes del caleidoscopio  social y cultural  no se conoce porque no se mide sociológicamente, y no se hace porque no se piensa en ello o no interesa.

Este blog es de masculinidades feministas.

Intento aplicar perspectiva de género y un enfoque de masculinidades igualitarias como principal categoría de análisis.

Es una manera técnica, antropológica, de observar, y explicar lo observado. Para poder comprender lo que digo se ha de contar mínimamente con el esquema cognitivo o el modelo cultural necesario para entenderlo. Si esta categoría de análisis te falta, no vas a saber comprender los dos primeros párrafos (aunque creas que sí).

El señor Trump simplemente, en su campaña, me lo ha puesto más fácil. En otros temas o situaciones tengo que esforzarme en explicarlo, pero en este caso ha sido estratégica y tácticamente descarado. Lo que ha hecho es ponerlo tan fácil que esta vez casi todo el mundo ha hablado, o ha podido hablar de su chulería y misoginia. Con un lenguaje aparentemente primario pero controlado, machista, homófobo, misógino, racista, xenófobo,  y una "performance" tan provocadora y “hortera”, que ha hecho una caricatura (patriarcal), televisiva, que me recuerda más al estilo del dueño de Playboy y “sus conejitas”, jugando al poker ( muy de hombres poderosos que se gustan a sí mismos), en este caso con las cartas vistas, sabiendo que “el dueño del tablero” siempre juega con ventaja.

Ha regalado a lo largo de la campaña multitud de “perlas” que bien podrían ayudarme en un taller de igualdad con adolescentes o para debatir sobre estereotipos y sobre las consignas patriarcales del modelo tradicional de masculinidad hegemónica (MMTH).

He dudado en poner el siguiente video por varias razones. Una de ellas es que no me apetece hacer de correa de transmisión sobre las intenciones del video, ni me gusta entrar a las provocaciones de una manera superficial, pero lo pongo porque es una muestra bastante palpable del estilo que quieren "normalizar" y "universalizar". Esto vende porque la situación es mucho más grave de lo que creemos y no queremos darnos cuenta.

Insisto que ha sido una provocación inteligente y controlada, con un tono guasón de "chulería machista". La chulería por definición es machista, tanto en un sentido real como metafórico. Ha tenido millones de personas que le han reido las gracias, de eso se trata, nada nuevo. Según mi enfoque Donald trump es el prototipo de macho alfa, o el "tipo ideal" en versión 3.0.

Es muy bueno en lo suyo, con humor digo que tiene más nivel que Berlusconi y es más "gracioso" que Le Pen (padre). Espero que se entienda el sarcasmo. Me ha dado verguenza ajena como hombre y me ofende profundamente, pero no te confundas querida lectora, querido lector, no es porque me invada un "pudor puritano sexual", sino porque le miro profundamente a los ojos y me asusta esa comunión casi perfecta entre patriarcado y capitalismo. (Yo a ellas no les digo nada, no me siento autorizado para hacerlo).


video


He leído multitud de comentarios, críticas muy lógicas y opiniones sobre “sus provocaciones”. He observado a quienes lo criticaban con más o menos escándalo y verguenza, y a quienes lo disculpaban, o justificaban, legitimaban, o quitaban importancia como si fueran "caprichos de rico", de "enfant terrible y canalla". He escuchado a quienes dicen que lo bieno de Trump es que "habla claro" y dice lo que no se atreven a decir los demás (hombres), o cosas que piensan muchos pero que se callan porque lo políticamente correcto en sociedades democráticas e igualitarias ya no se pueden decir. He escuchado a hombres que se lo critican con la boca pequeña, pero que en el fondo lo envidian.

He escuchado a muchos hombres que le han criticado con la boca pequeña precisamente por su versión grotesca y descarada. Lo que interesa es que el orden social androcéntrico y machista se perpetúe sin hacer ruido y este señor "les ha puesto en verguenza" momentáneamente.

He escuchado a mujeres de muchos tipos que han encontrado una manera individual de supervivir en este mundo androcéntrico con mayor o menor éxito, y no consideran oportuno tampoco cuestionar el sistema, y en este caso desvían el tema, critican únicamente lo superficial  o  le disculpan a su modo .

La conclusión principal de esta parte es que él sencillamente ha apostado fuerte y ha capitalizado en votos, adrede, todo el poder e  influencia de un “macho alfa” que sabe (cree), (y a las pruebas me remito), que el estilo patriarcal de masculinidad aún es el que impera en todo el mundo, y en todos los ámbitos individual, grupal, privado, público, global…


2- Hemos perdido la oportunidad de tener una mujer como presidenta de la Nación del Imperio. No entro ahora en mil consideraciones muy interesantes que he leido en otros foros feministas que comparto. Algún día llegará una candidata ("mejor") que consiga esa meta, y en ese caso tendremos que valorar y recordar de nuevo  las dificultades de ser presidenta, analizando las pocas que llegan. En el caso brasileño por ejemplo, hemos podido comprobar multitud de zancadillas, pero solo diré que es muy sospechoso que "después de deshacerse de ella", de forma simbólica, fue sustituida por un nuevo gabinete de ministros, todos hombres. Es otro ejemplo descarado de “poner los huevos encima de la mesa”.El poder patriarcal hace eso.

Resalto de nuevo el aspecto simbólico importante de saber que se ha estado muy cerca, más que nunca, de tener una “candidata mujer” en los EEUU. Ha sido un indicador muy bueno del diagnóstico de situación y lo seguirá siendo.

Es un indicador fiable de las resistencias globales al acceso de las mujeres al poder. Hemos vuelto a comprobar que un hombre “negro” está por delante de una “mujer blanca”, por insistir de otra manera.

¿Ganó el macho alfa Trump o perdió la (pésima según muchos y muchas)  candidata? Parece lógico que el patriarcado siempre lo venderá como culpa de ella.
Es muy sospechoso, tiene un tufillo que no me gusta nada todo lo que se ha escrito y dicho sobre el carácter tramposo, y mentiroso de la señora Clinton ¿Nos damos cuenta de las trampas y mentiras de los políticos hombres? ¿Disculpamos las burradas en política internacional que SI dice Trump y miramos con lupa las omisiones diplomáticas de ella en el caso de Bengazi, en Libia?
Se repite como un mantra que Clinton representa la élite chic del establishment de las ciudades grandes a la sombra de los lobbies que apoyaron a su marido... ¿Acaso alguien se imagina hoy por hoy a una "Rigoberta Menchú-USA" como presidenta?

Aprovecho para reivindicar de nuevo estudios sociológicos con perspectiva de género. Análisis profundos y globales. No tenemos interiorizado lo importante que es esto. 

Parece ser que el 55% de las mujeres dio el voto a Obama, y el 54% de las mujeres  se lo dio a la señora Clinton. Falta hacer un estudio más en profundidad porque el problema es más complejo. Hace falta valorar en qué medida modelos de feminidad tradicional siguen votando como sus maridos, o cual es el proceso de empoderamiento de todas y cada una de las mujeres y su relación individual con el orden social.
Pensadlo durante un momento. En una sociedad con niveles de igualdad altos (o cuando las haya), la existencia de un candidato hombre explicitamente machista, contra una mujer, tendría las de perder. Habría mucha gente que le votaría a ella sólo por ser mujer, para no estropearse el clima. En este caso no ha ocurrido eso porque la situación es mucho más grave. Trump lo sabe, apostó fuerte y ganó.

No me he encontrado por poner un ejemplo ningún análisis de los estereotipos o modelos tradicionales de feminidad en movimientos sociales como el "Tea Party", que seguramente han tenido mucha importancia en el éxito de trump.



3- Para terminar, voy a decir lo más importante de todo. La forma, el estilo de masculinidad, el uso sexista del  lenguaje, el lenguaje no verbal-corporal de hombre lider y arrogante, etc son muy importantes  PRECISAMENTE porque son reflejo del pensamiento y las creencias. Detrás, o "dentro" o a la par y tan importante o más son las políticas androcéntricas y machistas que se aplican, propias de los "machos alfa" que dominan políticamente el mundo. Las declaraciones de votantes de Trump, tanto representantes de la asociación del rifle, obreros desempleados, hombres rurales, etc decían haber votado a Trump porque es un hombre que habla claro, y dice lo que piensa, que viene a ser algo así como "un hombre de verdad como los de antes" y no como ahora que son nenas o maricones". Cuando Trump en campaña afirmó "que si Clinton no pudo satisfacer a su marido tampoco podría hacerlo a la nación", está diciendo mucho más de lo que dice. Se dirige a su marido, a otro hombre macho como único interlocutor válido posible. Sólo le interesa la política entre hombres. 

Está muy claro el mensaje. Le van bien otros "machos alfa" como el presidente Putin, el cual nos tiene acostumbrados a sus posados veraniegos montado a caballo con el torso desnudo, cazando o disparando con arco, rodeado de mujeres jóvenes. Netanyahu es otro lider que se ha apresurado a ofrecerle una calurosa bienvenida, no es casualidad. Hay numerosos conflictos abiertos en el mundo que estaban siendo estancados, según ellos, por estilos de liderazgo político demasiado estáticos, blandos y añado yo "paritarios". Pero no por el simple hecho de haber mujeres en la política y el poder, no soy esencialista, sino por lo que supone a la larga de cambio de modelo, o diferentes reglas del juego. Nos estamos jugando mucho a todos los niveles.


Trump repite insistentemente que va a limpiar su Nación (America first) de corruptos, narcotraficantes, terroristas... Es evidente que solo piensa en los otros machos alfa que representan otros sectores igualmente androcéntricos. La misoginia es mucho más profunda que la invisibilización de la capacidad de agencia de las mujeres o el tratarlas como objeto, o una sexualidad machista, sino que es la visión androcéntrica en exclusiva de todos los demás temas.  Acaso el "problema global" de la inmigración no presenta desigualdades de género,  feminicidios, feminización de la pobreza de la mujer migrante, problemas sociales de mujeres con mayores cargas familiares, violencia sexual en los tránsitos, violencia de género en el estrés de las guerras ...

El uso de la fuerza, la violencia, el amor a las armas, la guerra,  los estilos nacionalistas de los Estados-Nación, el cierre de fronteras y las soluciones individuales y proteccionistas, son propias de un estilo hegemónico y patriarcal de liderazgo. Toda hegemonía, por definición, necesita del respaldo de todas las capas subordinadas. Las mujeres lideresas de los pocos paises y organismos internacionales donde las hay, están como siempre entre la espada y la pared a la hora de elegir su estrategia en la diferenciación de modelo. Estamos en un punto crucial.

Es urgente incoporar como categoría de análisis todo esto de lo que hablo, y ponerlo en el centro del discurso, atravesando todas las políticas.

Seguiremos alertas...











lunes, 31 de octubre de 2016

¿Tienes el corazón roto? ¿Quién es Matilde de la Torre?

Hoy nos vamos a ocupar de otras dos breves historias. Una que tiene que ver con un ejemplo de sesgo de género en un sistema experto, como es un profesional de la salud, en positivo. Y una pequeña reseña sobre una interesante mujer que nos recuerda una vez más la invisibilización del trabajo de las mujeres en la historia, en este caso con Matilde de la Torr y la generación del 98. 


43El síndrome del corazón roto
Marta tuvo un infarto. Ella dice que se le rompió el corazón con un infarto de miocardio. No es una metáfora, es literal. A ella, una de las coronarias, esas arterias tan pequeñas y finas que aportan la sangre al corazón, se le obstruyó y produjo una necrosis o muerte celular en un pequeño trozo de su músculo cardiaco. Fue en la cara inferior, una zona próxima a  la cámara de gases del estómago. En dos ocasiones no supieron probablemente  detectárselo puesto que  parecían gases, o ansiedad, o ansiedad y gases todo junto. Pero no estaba “loca”, ni era algo que se hubiera inventando, aspectos que le hacían sentir muchas veces los demás. Las otras ocasiones cursaba con síntomas y signos de una "angina" y además esta otra vez, también coincidía trás una tremenda discusión con su pareja. Ella pensaba que los infartos solo les ocurría a los hombres por fumar o por comer muchas grasas.

¡Síndrome del corazón roto! ¿Quién pondrá los nombres a las enfermedades? 
Un porcentaje de las mujeres que sufren infartos de miocardio lo tienen por una descarga hormonal enorme en situaciones de angustia extrema. Está  desencadenado por una situación así. Dicho de otro modo, el 98% de las personas que tienen infartos reales desencadenados por situaciones así, son mujeres.

Marta tuvo suerte. Esa vez, la médica que le atendió en urgencias, en vez de derivarla a siquiatría, prefirió hacerle un segundo electro. Tuvo ojo clínico y no discriminó. La médica, una joven residente R3,  también tuvo suerte. Su jefe le felicitó por haber estado lista. No parece que sea en este caso ni cuestión de suerte ni el ser más lista que nadie para tener ojo clínico.
El jefe, un médico adjunto de 55 años, también tuvo suerte por trabajar con mujeres  y por tener la mente abierta para incorporar perspectiva de género a todos los procesos relacionados con la salud, los diagnósticos, los tratamientos, el trabajo en equipo. Una "antropología de la salud con perspectiva de género".
Esta vez han sabido darle respuesta a su corazón roto. Cada vez será más fácil seguir eliminando las inercias de los esterotipos machistas en la práctica médica.


44- Os reconozco  que no sabía nada de Matilde de la Torre


La historia androcéntrica ha invisibilizado el trabajo de las mujeres en todo el mundo. La gran mayoría de los personajes ilustres que han figurado han sido  hombres como norma general.  Ignoro si seremos capaces algún día de arreglar ese error del todo. En los documentos sobre Cántabros ilustres, entre cientos de hombres, asoma con frecuencia la escritora Concha Espina  como digna excepción, o la pintora María Blanchard. En la fachada de un edificio muy cerca de la casa de mis padres, me he fijado con frecuencia en "la otra de la esquina, la escritora de las gafas". Estudié en un colegio de curas en medio de una dictadura y nadie me habló nunca de ella, estoy casi seguro.

Pues bien, la de las gafas se llama Matilde de la Torre, y si me permitís la provocación, una miembra de la generación del 98. Con motivo del 70 aniversario de su muerte, numerosos profesionales de diversos medios, periódicos, la investigadora del CSIC Francisca Vilches y otras instituciones han intentado enmendar ese injusto error histórico. Han conseguido hacerme un regalo y me han abierto los ojos al explicarme por primera vez quién era esa mujer de las gafas pintada en la pared de la casa.

Escritora de cinco libros y otros ensayos, etnógrafa de las costumbres y folklore de la región, una digna precursora de la antropología local, periodista de miles de artículos. Fue una mujer muy culta con una elaborada profundidad política, dirigente sindical de "las Casas Campesinas". Fue diputada socialista en las elecciones de 1933 y 1936. Murió en el exilio. Su libro “las cortes republicanas durante la guerra civil “estuvo inédito hasta ahora.  Dejó escrito numerosas anécdotas y detalles cotidianos de la vida parlamentaria. Fundó una academia para difundir su humanismo, su sentido de la ciudadanía, la búsqueda de la igualdad entre mujeres y hombres, o su idea de España.

Otros sugerentes libros para la época como “Don Quijote, rey de España”, tiene su guasa.  Sus mayores pecados fueron del estilo de “defender la legalidad y legitimidad” del gobierno republicano español en el exilio. Yo nací en una época donde explicaban el mundo quienes ganaron la guerra. Nadie me habló de ella. Reconozco que no sabía nada de aquella mujer solitaria entre tantos Cántabros ilustres, la de las gafas redondas dibujada en  la esquina de la pared de una casa. Doy las gracias desde aquí a quienes contribuyen a deshacer estas injusticias de la historia.


viernes, 14 de octubre de 2016

¿Hablamos de sexo los hombres?


Quiero decidir como hombre, sobre mi propia sexualidad, sabiendo que lo personal es político. Este título me gusta más, pero seguramente el otro llama más la atención. Intentar llevar el control de la propia sexualidad es muy difícil, incluso podemos decir que resulta "contracultural", todo un acto de rebeldia si te paras a pensarlo.

¿Qué es el erotismo? ¿Gestionas de alguna manera tu propia sexualidad? ¿Estás satisfecho o satisfecha de tu vida sexual? ¿Ves con claridad lo pertinente que es hacernos la pregunta por separado hombres y mujeres? ¿Hay relación entre la sexualidad y la Igualdad de género o entre la prostitución y la Igualdad de género? ¿Te has preguntado alguna vez la relación entre sexo y poder? ¿Te has preguntado alguna vez los efectos reales que tienen en tu vida, o en tu pareja, el aumento de la cosificación del cuerpo de las mujeres, o la hipersexualización precoz de las niñas?

¿Y de forma más simple, hay relación entre la prostitución y la sexualidad, en general y relación respecto a "tu" sexualidad en particular? ¿Permites que tu pareja consuma prostitución? ¿Cómo crees que lo "previenes" cuando crees que no va contigo? ¿Cuales son las conexiones entre el erotismo, la pornografía y la prostitución? ¿Y entre la sexualidad y la violencia? Os invito a haceros estas preguntas en pareja primero en privado y a compartir después las respuestas en la cama.

¿Conoces alguna conexion entre "el capitalismo" o el mercado y tu propia sexualidad?

Te voy a dar dos recomendaciones y un consejo.


La primera recomendación es el nuevo número de la revista de Hombres Igualitarios.
REVISTA DE AHIGE: HOMBRES IGUALITARIOS 
Con el editorial: "Hombres, ¿qué pasa con nuestra sexualidad?", y artículos diversos como "la mística de la masculinidad", "el coitocentrismo y sus alternativas", "ahige y la abolición de la demanda de la prostitución", "machitos en la red", etc te invito a su reposada lectura, pero sobre todo a la visión global y coherente (holística e integral) de todas sus secciones, poniendo el foco de una manera autocrítica y reflexiva en los hombres, en uno mismo, en nosotros los hombres. 

La segunda recomendación es la lectura de la entrada de mi amiga Pilar Aguilar Carrasco en "Tribuna feminista", donde con el título "sexo y revolución" destaco unas líneas claves que deberíamos tener en cuenta todos los hombres actuales:

"...Pero mira tú por donde, las mujeres -con las feministas a la cabeza- no solo reclaman que cesen las injusticias y las discriminaciones. Piden ser dueñas de su vida. No piden que el “amo” las trate bien. Piden no tener amo. Y piden acceso al placer sexual.

Es decir, piden que EL SEXO SE BASE EN EL DESEO COMPARTIDO.
Eso es lo revolucionario. Lo que cambia todo. Lo que de verdad ataca las raíces profundas del patriarcado".

La misma autora nos hace reflexionar sobre lo perverso y patriarcalmente sesgado del video promocional del pasado "salón erótico de Barcelona". Crítica al vídeo promocional.
 video promocional.

En dicho video una empresa privada dedicada a la prostitución (con el eufemismo de "chicas de compañía") y también dedicada a la industria pornográfica, se apoya en la hipocresía de la sociedad (que por otra parte es real) para vender como "progre" sus actividades. Pretenden paralizarnos y cerrarnos la boca, tachándonos de puritanas a todas aquellas personas que aspiramos a una sexualidad igualitaria o feminista tanto para mujeres como para hombres. Piénsalo un momento, por favor. El logotipo no engaña a nadie, es un hombre con máscara (escondido el rostro en el anonimato), con los cuernos de "diablo", (son los réditos de épocas de represión sexual en sociedades religiosas que nos inculcaron la sexualidad como "algo sucio") y con dos pechos de mujer en lugar de los ojos (qué deja bien claro el estilo sexual de masculinidad único que les interesa que tengamos para que les consumamos sin ningún tipo de reflexión). No me extrañaría para nada que tuvieran acciones en la industria de los implantes de silicona por poner otro ejemplo.

Leo en la prensa que prepararon un casting para reclutar a los voluntarios que trabajaron esos días a cambio de "regalos en especie", como parte del Mix de su Plan de marketing. La demanda de posibles candidatos a voluntario superó en diez veces la oferta, como era de esperar. Todo muy bien diseñado. Ha llamado mi atención en la publicidad el oximoron que emplean: "prostitución ética", que lo definen como transparencia, legalización y respeto por las chicas. Entiendo. Es un buen intento. Se han dado cuenta que la violencia sexual y la trata de mujeres en todo el mundo ha llegado a una situación global tan grave cualitativa y cuantitativamente que necesitan establecer una línea falsa entre la punta del iceberg que ellos venden (amparado por los Estados y las sociedades machistas e hipócritas) y todo lo demás que está por debajo, que nadie quiere mirar. Pretenden y parece que consiguen legitimar y "normalizar" la cosificación del cuerpo de las mujeres y todos los estereotipos de género relacionados.

Hoy quiero resaltar mi preocupación por los estilos de masculinidad y el tipo de educación afectivo sexual de los jóvenes varones que van a tener que convivir (y "negociar en las nuevas relaciones de género") desde ahora en adelante con "sus iguales", con los millones de mujeres empoderadas y con los otros hombres. Este es un enorme problema de amplio calado. (Un autentico "nudo Gordiano").


Lo personal es político. Aquello que expreso con mi sexualidad tiene repercusiones políticas en sentido amplio. Aparte de erradicar las desigualdades de género, también pretendo impedir el vivir en un "Estado proxeneta". Estoy a favor de un erotismo recíproco y en equidad. Busco el deseo compartido entre iguales como decíamos antes. Denuncio que hay mucho machismo y violencia en la cultura comercial erotica que observo por todos los lados y con el que me siento acosado como "hombre que quiero experimentar una sexualidad igualitaria".


Una idea tengo clara aunque te cueste creerlo. A mí me favorece o conviene la libertad sexual de las mujeres, la individual de todas y cada una de ellas, y la libertad sexual colectiva.
Apruebo con interés  su empoderamiento en todos los ámbitos.

Inspirado en Bourdieu,  (al estilo del "capital social", o "capital emocional") entiendo que el patriarcado también conoce muy bien el "capital erótico" de las mujeres. Es un activo que estamos colectivamente construyendo para que nada cambie. A menudo es una trampa, un arma de muchos filos. Heredera de las antiguas "armas de mujer". Muchas lo gestionan para su particular beneficio de muy diversas formas, yo no lo critico. Tenemos demasiado trabajo con valorar qué cualidades observamos en las mujeres con las que nos relacionamos. La estrategia patriarcal  es la de dividir a las diversas mujeres, sin cuestionar el orden social machista. (Como si fuera inevitable el patriarcado).

Pero vuelvo una vez más a recalcar lo que más me interesa hoy, que es específico de este blog de masculinidades. Me refiero al tipo de competencias afectivo-sexuales de los hombres
Repetimos a menudo que queda una revolución (también sexual) interior dentro de cada hombre.

Mi experiencia personal me dice que es un proceso gradual, poco a poco, con un cuestionamiento previo de todo, por supuesto integrado con todo lo demás y obligatoriamente con perspectiva de género. Hablamos de Salud sexual y masculinidades.


El consejo que me permito darte, amigo,  es desde lo más personal, corporal e íntimo. Hablar desde el corazón o desde el pene, o resituar el "locus" de la sexualidad en el cerebro o en cualquier otro sitio no dejan de ser un uso de metaforas con el fin de tener una cosmovisión particular y de resituarnos en el mundo.

Los hombres no terminamos de desprendernos de la dualidad "cartesiana" de mente (el espíritu, la sustancia pensante o res cogitans) y el cuerpo o sustancia extensa (res extensa), que entraban en contacto por la glándula pineal. Hoy está superado pero parece que no nos interesa enterarnos por pura hipocresía machista, por pura comodidad patriarcal. Una nueva antropología del cuerpo, como objeto, como instrumento o herramienta para la comunicación y los afectos, o como sujeto del deseo, de la sexualidad. Son muchas revoluciones pendientes.

Repito. Es mucho más cómodo separar "una mente" que se libra de los cuestionamientos, de los problemas y responsabilidades, separada de un cuerpo al que le adjudicamos pulsiones irracionales para "escondernos" una vez más en los privilegios machistas y patriarcales. Hasta ahora "ha colado" más o menos, según los casos, pero pronto será evidente que ya "no cuela". En muchas ocasiones hay ya terribles consecuencias que atribuimos a otras causas equivocadamente y que no mejora por no tener en cuenta todo esto. Es urgente hacer un enfoque de masculinidades. Es urgente cuestionarnos cuán igualitario es nuestro estilo de masculinidad, también en la sexualidad.

Mi consejo es que te cuestiones desde las más sinceras emociones , temores, vulnerabilidades y deseos. Te hablo a ti, hombre, ¿no te parece que nos están estafando en temas de sexualidad?  ¿El reforzar el perfil de hombre o cliente de los servicios de esa empresa, no nos inutiliza e incapacita para aspirar a ser felices? ¿No lo ves? Es como convertirnos en "yonquis" de una droga.
Y añado para terminar una pregunta nueva:

Amigo hombre, ¿crees sinceramente que estamos preparados y sobre todo estamos dispuestos a intentar vivir experiencias (sexuales o no) satisfactorias, con las mujeres u hombres que son libres, inteligentes, y exigentes emocionalmente? La droga de la que hablaba antes nos separa o aleja de esas mujeres u hombres.

¿Crees que llegamos a tiempo para estar a la misma altura que esas personas ya empoderadas del siglo XXI, que han logrados unos niveles de libertad sexual y reclaman una equidad de género en las relaciones (con razón), las cuales, dicho sea de paso,  YA ESTÁN AQUÍ, A TU LADO, A MI LADO?