¿QUIÉN SOY?




Este es el blog de MANUEL BUENDÍA BERCEDO. Pretendo mostrar una propuesta profesional y particular acerca de la Igualdad de Género y las Masculinidades. Veremos algunas respuestas a la pregunta anterior pero sobre todo, haremos muchas más preguntas para invitar o implicar a otros hombres en la Igualdad.



miércoles, 16 de noviembre de 2016

Ha ganado otra vez el "macho alfa": Donald Trump

Ha ganado otra vez el "macho alfa" con toda su cosmovisión o modo de ver y comprender el mundo. Ha ganado una variante de masculinidad muy tradicional en el ejercicio del poder y del dinero. Ha ganado un estilo de masculinidad, en esta ocasión, con aires  "burlones" y "populistas", y un pragmático-eficaz sentido "comercial". Ha ganado una apuesta arriesgada, a juzgar por la provocación durante la campaña, pero es otra particular concreción del mismo sistema machista de valores y creencias que domina el mundo. Finalmente "ha seducido" y es lo que me preocupa.

1- Ha reclutado con astucia aplicando ese modelo androcéntrico, en multitud de grupos sociales y culturales. Se ha aprovechado de grupos políticos de la extrema derecha, ha recogido votos "económicos" de diversas capas sociales, votos  "sicológicos" por la desafección política, el etno-individualismo propio de los EEUU y "múltiples cabreos diversos", otros en grupos con claros sesgos religiosos conservadores, también con mimbres étnicos, aprovechándose de la extendida división sexual del trabajo y otros estereotipos sexistas en varios de estos grupos. Cuando se dice que ha aglutinado muchos apoyos en ambientes rurales, o en la población "sin estudios", no podemos olvidar el carácter machista y tradicional de estos ambientes. En todo momento me refiero a sesgos sociológicos que exige un análisis profundo y muy fino que transversaliza ese machismo a todos los grupos. Trump ha sabido  conectar, y ha conseguido que muchos votos cautivos se identifiquen con él. A modo de ejemplo, pensad que actualmente la influencia del esposo en el voto femenino, en cada una de las partes del caleidoscopio  social y cultural  no se conoce porque no se mide sociológicamente, y no se hace porque no se piensa en ello o no interesa.

Este blog es de masculinidades feministas.

Intento aplicar perspectiva de género y un enfoque de masculinidades igualitarias como principal categoría de análisis.

Es una manera técnica, antropológica, de observar, y explicar lo observado. Para poder comprender lo que digo se ha de contar mínimamente con el esquema cognitivo o el modelo cultural necesario para entenderlo. Si esta categoría de análisis te falta, no vas a saber comprender los dos primeros párrafos (aunque creas que sí).

El señor Trump simplemente, en su campaña, me lo ha puesto más fácil. En otros temas o situaciones tengo que esforzarme en explicarlo, pero en este caso ha sido estratégica y tácticamente descarado. Lo que ha hecho es ponerlo tan fácil que esta vez casi todo el mundo ha hablado, o ha podido hablar de su chulería y misoginia. Con un lenguaje aparentemente primario pero controlado, machista, homófobo, misógino, racista, xenófobo,  y una "performance" tan provocadora y “hortera”, que ha hecho una caricatura (patriarcal), televisiva, que me recuerda más al estilo del dueño de Playboy y “sus conejitas”, jugando al poker ( muy de hombres poderosos que se gustan a sí mismos), en este caso con las cartas vistas, sabiendo que “el dueño del tablero” siempre juega con ventaja.

Ha regalado a lo largo de la campaña multitud de “perlas” que bien podrían ayudarme en un taller de igualdad con adolescentes o para debatir sobre estereotipos y sobre las consignas patriarcales del modelo tradicional de masculinidad hegemónica (MMTH).

He dudado en poner el siguiente video por varias razones. Una de ellas es que no me apetece hacer de correa de transmisión sobre las intenciones del video, ni me gusta entrar a las provocaciones de una manera superficial, pero lo pongo porque es una muestra bastante palpable del estilo que quieren "normalizar" y "universalizar". Esto vende porque la situación es mucho más grave de lo que creemos y no queremos darnos cuenta.

Insisto que ha sido una provocación inteligente y controlada, con un tono guasón de "chulería machista". La chulería por definición es machista, tanto en un sentido real como metafórico. Ha tenido millones de personas que le han reido las gracias, de eso se trata, nada nuevo. Según mi enfoque Donald trump es el prototipo de macho alfa, o el "tipo ideal" en versión 3.0.

Es muy bueno en lo suyo, con humor digo que tiene más nivel que Berlusconi y es más "gracioso" que Le Pen (padre). Espero que se entienda el sarcasmo. Me ha dado verguenza ajena como hombre y me ofende profundamente, pero no te confundas querida lectora, querido lector, no es porque me invada un "pudor puritano sexual", sino porque le miro profundamente a los ojos y me asusta esa comunión casi perfecta entre patriarcado y capitalismo. (Yo a ellas no les digo nada, no me siento autorizado para hacerlo).


video


He leído multitud de comentarios, críticas muy lógicas y opiniones sobre “sus provocaciones”. He observado a quienes lo criticaban con más o menos escándalo y verguenza, y a quienes lo disculpaban, o justificaban, legitimaban, o quitaban importancia como si fueran "caprichos de rico", de "enfant terrible y canalla". He escuchado a quienes dicen que lo bieno de Trump es que "habla claro" y dice lo que no se atreven a decir los demás (hombres), o cosas que piensan muchos pero que se callan porque lo políticamente correcto en sociedades democráticas e igualitarias ya no se pueden decir. He escuchado a hombres que se lo critican con la boca pequeña, pero que en el fondo lo envidian.

He escuchado a muchos hombres que le han criticado con la boca pequeña precisamente por su versión grotesca y descarada. Lo que interesa es que el orden social androcéntrico y machista se perpetúe sin hacer ruido y este señor "les ha puesto en verguenza" momentáneamente.

He escuchado a mujeres de muchos tipos que han encontrado una manera individual de supervivir en este mundo androcéntrico con mayor o menor éxito, y no consideran oportuno tampoco cuestionar el sistema, y en este caso desvían el tema, critican únicamente lo superficial  o  le disculpan a su modo .

La conclusión principal de esta parte es que él sencillamente ha apostado fuerte y ha capitalizado en votos, adrede, todo el poder e  influencia de un “macho alfa” que sabe (cree), (y a las pruebas me remito), que el estilo patriarcal de masculinidad aún es el que impera en todo el mundo, y en todos los ámbitos individual, grupal, privado, público, global…


2- Hemos perdido la oportunidad de tener una mujer como presidenta de la Nación del Imperio. No entro ahora en mil consideraciones muy interesantes que he leido en otros foros feministas que comparto. Algún día llegará una candidata ("mejor") que consiga esa meta, y en ese caso tendremos que valorar y recordar de nuevo  las dificultades de ser presidenta, analizando las pocas que llegan. En el caso brasileño por ejemplo, hemos podido comprobar multitud de zancadillas, pero solo diré que es muy sospechoso que "después de deshacerse de ella", de forma simbólica, fue sustituida por un nuevo gabinete de ministros, todos hombres. Es otro ejemplo descarado de “poner los huevos encima de la mesa”.El poder patriarcal hace eso.

Resalto de nuevo el aspecto simbólico importante de saber que se ha estado muy cerca, más que nunca, de tener una “candidata mujer” en los EEUU. Ha sido un indicador muy bueno del diagnóstico de situación y lo seguirá siendo.

Es un indicador fiable de las resistencias globales al acceso de las mujeres al poder. Hemos vuelto a comprobar que un hombre “negro” está por delante de una “mujer blanca”, por insistir de otra manera.

¿Ganó el macho alfa Trump o perdió la (pésima según muchos y muchas)  candidata? Parece lógico que el patriarcado siempre lo venderá como culpa de ella.
Es muy sospechoso, tiene un tufillo que no me gusta nada todo lo que se ha escrito y dicho sobre el carácter tramposo, y mentiroso de la señora Clinton ¿Nos damos cuenta de las trampas y mentiras de los políticos hombres? ¿Disculpamos las burradas en política internacional que SI dice Trump y miramos con lupa las omisiones diplomáticas de ella en el caso de Bengazi, en Libia?
Se repite como un mantra que Clinton representa la élite chic del establishment de las ciudades grandes a la sombra de los lobbies que apoyaron a su marido... ¿Acaso alguien se imagina hoy por hoy a una "Rigoberta Menchú-USA" como presidenta?

Aprovecho para reivindicar de nuevo estudios sociológicos con perspectiva de género. Análisis profundos y globales. No tenemos interiorizado lo importante que es esto. 

Parece ser que el 55% de las mujeres dio el voto a Obama, y el 54% de las mujeres  se lo dio a la señora Clinton. Falta hacer un estudio más en profundidad porque el problema es más complejo. Hace falta valorar en qué medida modelos de feminidad tradicional siguen votando como sus maridos, o cual es el proceso de empoderamiento de todas y cada una de las mujeres y su relación individual con el orden social.
Pensadlo durante un momento. En una sociedad con niveles de igualdad altos (o cuando las haya), la existencia de un candidato hombre explicitamente machista, contra una mujer, tendría las de perder. Habría mucha gente que le votaría a ella sólo por ser mujer, para no estropearse el clima. En este caso no ha ocurrido eso porque la situación es mucho más grave. Trump lo sabe, apostó fuerte y ganó.

No me he encontrado por poner un ejemplo ningún análisis de los estereotipos o modelos tradicionales de feminidad en movimientos sociales como el "Tea Party", que seguramente han tenido mucha importancia en el éxito de trump.



3- Para terminar, voy a decir lo más importante de todo. La forma, el estilo de masculinidad, el uso sexista del  lenguaje, el lenguaje no verbal-corporal de hombre lider y arrogante, etc son muy importantes  PRECISAMENTE porque son reflejo del pensamiento y las creencias. Detrás, o "dentro" o a la par y tan importante o más son las políticas androcéntricas y machistas que se aplican, propias de los "machos alfa" que dominan políticamente el mundo. Las declaraciones de votantes de Trump, tanto representantes de la asociación del rifle, obreros desempleados, hombres rurales, etc decían haber votado a Trump porque es un hombre que habla claro, y dice lo que piensa, que viene a ser algo así como "un hombre de verdad como los de antes" y no como ahora que son nenas o maricones". Cuando Trump en campaña afirmó "que si Clinton no pudo satisfacer a su marido tampoco podría hacerlo a la nación", está diciendo mucho más de lo que dice. Se dirige a su marido, a otro hombre macho como único interlocutor válido posible. Sólo le interesa la política entre hombres. 

Está muy claro el mensaje. Le van bien otros "machos alfa" como el presidente Putin, el cual nos tiene acostumbrados a sus posados veraniegos montado a caballo con el torso desnudo, cazando o disparando con arco, rodeado de mujeres jóvenes. Netanyahu es otro lider que se ha apresurado a ofrecerle una calurosa bienvenida, no es casualidad. Hay numerosos conflictos abiertos en el mundo que estaban siendo estancados, según ellos, por estilos de liderazgo político demasiado estáticos, blandos y añado yo "paritarios". Pero no por el simple hecho de haber mujeres en la política y el poder, no soy esencialista, sino por lo que supone a la larga de cambio de modelo, o diferentes reglas del juego. Nos estamos jugando mucho a todos los niveles.


Trump repite insistentemente que va a limpiar su Nación (America first) de corruptos, narcotraficantes, terroristas... Es evidente que solo piensa en los otros machos alfa que representan otros sectores igualmente androcéntricos. La misoginia es mucho más profunda que la invisibilización de la capacidad de agencia de las mujeres o el tratarlas como objeto, o una sexualidad machista, sino que es la visión androcéntrica en exclusiva de todos los demás temas.  Acaso el "problema global" de la inmigración no presenta desigualdades de género,  feminicidios, feminización de la pobreza de la mujer migrante, problemas sociales de mujeres con mayores cargas familiares, violencia sexual en los tránsitos, violencia de género en el estrés de las guerras ...

El uso de la fuerza, la violencia, el amor a las armas, la guerra,  los estilos nacionalistas de los Estados-Nación, el cierre de fronteras y las soluciones individuales y proteccionistas, son propias de un estilo hegemónico y patriarcal de liderazgo. Toda hegemonía, por definición, necesita del respaldo de todas las capas subordinadas. Las mujeres lideresas de los pocos paises y organismos internacionales donde las hay, están como siempre entre la espada y la pared a la hora de elegir su estrategia en la diferenciación de modelo. Estamos en un punto crucial.

Es urgente incoporar como categoría de análisis todo esto de lo que hablo, y ponerlo en el centro del discurso, atravesando todas las políticas.

Seguiremos alertas...











No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ Muchas gracias por regalarme tu opinión !